¿Quiénes participaron en la sucretización?

La sucretización, el primer gran asalto en el Ecuador

Por: Juan Carlos Ortiz / juan.ortizmendoza@gmail.com

En los años setenta, una vez que el petróleo comenzó a dinamizar la economía del país, Ecuador fue sujeto de crédito” de los organismos multilaterales. Apenas terminábamos de pagar una deuda inglesa
de más de cien años y ya el FMI y compañía tenían que endeudarnos hasta el cogote para hacerse dueños
de nuestros recursos naturales.

Así comenzó un “agresivo” endeudamiento que no solo fue público, sino que los empresarios, banqueros y “demás” se empezaron a endeudar en dólares. ¡No importaba! Si el interés era tan solo el 1 % o 2 %.

sucretizacion1

Y así terminaban los setenta, con el bonachón de Carter en la Casa Blanca y en nuestro país unos cuantos privilegiados viviendo en el paraíso de los petrodólares.

Pero, en los ochenta todo cambió. Ecuador entra a una nueva etapa democrática, y en Estados Unidos
llega Ronald Reagan, el actor/presidente que puso la casa en orden y todas las deudas en dólares subieron al 18 %. ¡Qué miedo! Pero como siempre, empresarios y banqueros fueron en busca del auxilio del Estado para que les “dé pagando” la deuda.

La sucretización es considerada el primer gran atraco al bolsillo del pueblo en la nueva etapa contemporánea. En 1983, en el gobierno de Osvaldo Hurtado, se instrumentó ese mecanismo con el cual el Banco Central del Ecuador (BCE), y por ende todo el pueblo ecuatoriano, asumió la deuda externa que mantenía el sector privado nacional con la banca privada internacional, que en esa época alcanzaba el 25 % del total de la deuda externa del país.

sucretizacion2

Como todos tenían necesidades diferentes: algunas personas naturales necesitaban capital, otros necesitaban compensar las pérdidas, y otros tan solo querían cambiar las limosnas por dólares; la Junta Monetaria creó mediante regulaciones y resoluciones, los mecanismos denominados Compensación, Capitalización, y Conversión de Deuda. Esos fueron procesos con los cuales se benefició una vez más al sector privado mediante la adquisición de la deuda ecuatoriana en el mercado secundario, a precios que fluctuaban entre el 30 % y 40 %, y su posterior venta al BCE, en la mayoría de los casos al 100 %. Con este mecanismo se redujo la deuda por un total de 626.538,77 dólares.

El valor sucretizado asciende a 1.476’617.772,39 de acuerdo con un informe del 2007 de la Comisión de Auditoria del Crédito Público.

Esa auditoría reportó en su informe diversas irregularidades como créditos a compañías que se encontraban en proceso de quiebra o liquidación; así también, habla de grandes favorecidos como Filanbanco que presentaba documentación adulterada para beneficiarse. Así mismo, se nombra en el informe a Banco Pichincha, y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana figura como la mayor beneficiaria del mecanismo de conversión. Inclusive, asegura el informe, que existieron créditos sucretizados por 1’048.058,7 dólares, sin que las divisas hubieran ingresado al país; es decir, ese dinero nunca entró al sistema financiero para aumentar liquidez ni cumplió su objetivo de dinamizar la economía.

Con la “sucretización”, lograron que la deuda privada frente a los acreedores internacionales, que a inicios de 1983 sumaba 1.628 millones de dólares, equivalente al 25 % del total de la deuda externa, fuera asumida en su mayor parte por el Estado; es decir, por todo el pueblo ecuatoriano.

Recordemos que esto de la sucretización fue un pedido del FMI que se hizo de obligatorio cumplimiento cuando se firmó la primera carta de intención el 24 de marzo de 1983, durante el gobierno de derecha de Osvaldo Hurtado.

¿Pero cómo el Estado pagaría la deuda que le dejan empresarios, banqueros y amigos? Tranquilos, que el fondo tiene la solución: aumenten la gasolina en un 100 % ¡y que el pueblo pague! También era bueno que empezaran a devaluar más seguido la moneda, y para suavizarle las llamaran “minidevaluaciones” que a la larga sumó una devaluación del 254 % solo en el gobierno de Hurtado.

 

sucretizacion3Un país que recién comenzaba su nueva etapa democrática y que ya estaba tan endeudado… con la llegada del León Febres-Cordero (PSC) las cosas mejoraron… pero solo para los amigos banqueros y
empresarios, extendiendo los plazos de pago de tres a siete años. Igualmente, se congeló la comisión
de riesgo cambiario y adicionalmente se aumentó el período de gracia de un año y medio a cuatro años y medio.

Así comenzó un largo camino que terminó en el año 2000, con los mismos protagonistas de siempre, los mismos que nos robaron en los ochenta, nos volvieron a robar en los noventa… y ahora son los buenos,
los salvadores del país. La historia nos impide cometer los errores de nuestros padres, los errores del pasado quedan en el pasado.

 

 

 

 

Guillermo Lasso y Jaime Nebot se beneficiaron de la sucretización

sucretizacion4En 1983, el hoy político y precandidato presidencial, Guillermo Lasso, era nombrado gerente general de Finansur en reemplazo de su cuñado Danilo Carrera, que pasaría en ese entonces a ser gerente del Banco Guayaquil.

Según este informe de la Comisión de Auditoria del Crédito Público, Finansur fue una de las instituciones del sistema financiero que se benefició por 13’271.180,34 de dólares por el método
de compensación de la deuda. Así mismo, figuran otras instituciones que entre 1984 y 1988 se beneficiaron con un total de 430’512.243,03 de dólares.

Pero esto no fue suficiente, el Banco de Guayaquil fue uno de los bancos más beneficiados; y su hermano José Lasso Mendoza, como persona natural, fue favorecido con un crédito de capitalización de $ 470.000,00. ¿Qué entidad le prestó el dinero al hermano de Guillermo Lasso?

La Junta Monetaria autorizó a los titulares de las cuentas especiales en divisas (acreedores deuda externa privada), a prestar dichos recursos, los que deberían utilizarse para constituir aportes de capital social o aumentos al capital asignado en compensación de créditos.
Y los mismos nombres aparecen en todas partes una y otra vez, en los 80, 90 y hasta nuestros días. Es necesario decir que en este informe de la Subcomisión de Deuda Comercial, también figura entre los que perjudicaron al país, el actual alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, que está incluido en el listado de personas que ejercieron cargos públicos y que se beneficiaron del proceso de sucretización.

sucretizacion5