¿Quiénes crearon el proyecto HandEyes?

UN BANCO DE IDEAS para cambiar el mundo

El proyecto HandEyes, creado por jóvenes ecuatorianos, ganó en el concurso Una idea para Cambiar la Historia, premiado en diciembre por The History Channel. La iniciativa se llevó a cabo gracias al apoyo de Senescyt

Por: Sandra Gómez

Fabricio Reyes, Diego Aguinsaca, Álex Aldaz y Carlos Canacuán, estudiantes de la Escuela Politécnica del Ejército (ESPE), fueron los creadores de HandEyes: un dispositivo que ayuda a las personas no videntes a crear un mapa mental del entorno. Y esto se consigue mediante un sistema de ecolocalización (ubicación de un objeto mediante la reflexión de ondas sonoras).

El proyecto, que fue seleccionando por The History Channel de entre 5.000 participantes de toda Latinoamérica, es el resultado de un trabajo de cuatro años. Así comenta Diego Aguinsaca y resalta que junto a sus compañeros, lograron destacar en los estudios cuando se encaminaron en el ámbito social. Para ser precisos, su labor se materializó en el Banco de Ideas, un proyecto de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt).

Alejandra Villacís, subsecretaria de Innovación y Transferencia de Tecnología de dicha institución, fue la mentora de esta primera comunidad digital de emprendedores. Ella explica que Senescyt siempre recibió a emprendedores que pedían apoyo para la elaboración de sus proyectos. También, a investigadores con buenas ideas por ejecutar. Sin embargo, la entidad estatal no contaba con un mecanismo que uniera las diferentes iniciativas y las dirigiera en su búsqueda de financiamiento. Fue entonces que se creó el Banco de Ideas, como una comunidad virtual que –en la actualidad–funciona como una plataforma virtual. Allí, los emprendedores comparten sus proyectos. De hecho, muchas empresas acceden a la plataforma y buscan ideas que les sean útiles. “Hay, también, un grupo de expertos evaluadores nacionales e internacionales que examinan las propuestas y nos indican cuáles tienen mayor potencial para ser ejecutadas”, indica la funcionaria.

El Banco de Ideas también cuenta con la red de incubadoras. Se trata de espacios que prestan asesoramiento técnico a los emprendedores. Por ejemplo, en el ámbito legal, los interesados se instruyen sobre cómo crear una empresa, cómo acceder a canales de difusión, cómo registrar la idea en los derechos de autor, etc. Con ello, se brinda un servicio completo.

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 10.09.56Alejandra apunta que este proyecto es de fácil acceso para cualquier emprendedor. No hay límite de edad o profesión. Solo basta subir la idea a la plataforma. Luego, esta será evaluada y si tiene potencial, la persona recibirá un capital semilla de aproximadamente 50.000 dólares. El proyecto se remite a una incubadora acreditada y allí se le da acompañamiento durante todo el proceso hasta la conformación de la empresa.

Actualmente, en la plataforma se encuentran registrados 14.000 emprendedores y 5.800 proyectos. Otros 42 recibieron financiamiento y de ellos, 10 han recibido reconocimientos nacionales e internacionales. Entre los premiados se cuenta a EnerWI, que es un dispositivo que funciona con campos magnéticos que proporcionan energía de forma inalámbrica. Fue un proyecto creado por jóvenes de Loja que ya ganaron un premio en Bélgica. Otras iniciativas, en cambio, se han presentado en ferias nacionales e internacionales, cuenta la subsecretaria.

“Es lindo y gratificante saber que los emprendedores piensan en grande, que no quieren estar solo en Ecuador, sino proyectarse a otros países. Gracias al Banco de Ideas, los actores pueden conocerse y articularse entre sí. Con ello se fomentan espacios de colaboración para generar más innovaciones y emprendimientos que van en beneficio de la comunidad y del país que,a su vez y con la ayuda de la plataforma, se da conocer en el mundo”, concluye la funcionaria.

El Banco de Ideas tuvo mucha difusión cuando se implementó. Ahora, gracias al premio alcanzado por el proyecto HandEyes, la gente conoce más de cerca el apoyo que el gobierno brinda a los emprendedores y en particular, se ha socializado la importancia de la incubadora Prendho, que fue clave para HanEyes.

Desde julio del 2014 hasta diciembre del 2015, se ha invertido en el Banco de Ideas aproximadamente dos millones de dólares en estas iniciativas. Para el 2017, en cambio, hay un millón de dólares para nanciar nuevos proyectos

HANDEYES

Diego Aguinsaca tiene 24 años y está terminando la carrera de Ingeniería Mecatrónica en la ESPE. Entre sonrisas cuenta cómo nació HandEyes: “Fue hace cuatro años, con la robótica. Siempre participamos en concursos nacionales, pero no había mucho impacto porque no tomábamos en cuenta el tema social. Fue mi tía quien nos dio la idea de crear algo que vaya en ese sentido. A partir de ahí, nos enfo- camos en la problemática social y empezamos a tener auge e impacto con el proyecto”.

Con el fin de producir el dispositivo creado junto a sus compañeros, buscaron auspicios y participaron en concursos y eventos. Fue así que tuvieron un acercamiento con la Vicepresidencia de la República y el Banco de Ideas.

En el 2014, los cuatro estudiantes ingresaron a la plataforma virtual Banco de Ideas y luego participaron en una ardua etapa clasificatoria, que duró cerca de seis meses, para obtener el financiamiento. Pasaron por la inscripción, una preclasificación en la que se evaluó el proyecto y el modelo de negocio, y una evaluación online elaboraba por una juez PHD. Finalmente fueron notificados de que habían clasificado y que tenían que debatir el proyecto en Cuenca.

Se presentaron 100 proyectos ante un jurado selecto. “Nos desbaratamos hablando del proyecto y les encantó. Luego, anunciaron que fuimos los ganadores y obtuvimos los 50.000 dólares de capital semilla. Estuvo muy duro, pero fue enriquecedor”, recuerda Diego.

Para este emprendedor, HandEyes constituye un aporte muy significativo para Ecuador. No se trata solo del invento, sino del hecho de ganar un concurso Latinoamericano y palpar que en el país las cosas están cambiando. Antes, no se ganaba ese tipo de premios. “Ahora hay un cambio significativo de emprendimiento e innovación, a escala cultural. Antes se pensaba que el emprendedor era una persona desempleada, pero esa percepción está cambiando. Esto se logra con éxitos tangibles. Por ejemplo: conseguir que la primera opción luego de salir de la universidad, sea que los graduados tengan su propia empresa. Eso no es difícil, solo es decisión”.

El lojano Diego Aguinsaca afirma que, para él y sus compañeros, HandEyes representa el éxito de todo el trayecto que recorrieron pero, también, la gran responsabilidad de alcanzar otras metas más importantes.

Por el momento, los jóvenes están esperando la primera producción de Handeyes 1, que saldrá en marzo. Mientras tanto, trabajan en Handeyes 2. “No podemos estar día y noche en ello porque no es muy lucrativo. Además, somos de provincia y es difícil trabajar en esto sin tener un incentivo económico”, opina Diego. No obstante, este tipo de premios alcanzados les permite seguir adelante en otras iniciativas relacionadas al tema de discapacidades. Su objetivo es aportar al mejoramiento de la calidad de vida de quienes viven esa realidad.

Desde su experiencia, Diego incentiva a otros jóvenes a que sean perseverantes. A su criterio, es difícil alcanzar el éxito cuando se va en contra hasta de la familia. Resulta complejo que todos entiendan que, formar una empresa propia y no trabajar en relación de dependencia, también es una opción válida. Por ello es clave la perseverancia. “Obviamente algunos padres de familia tienen una mentalidad que ya no pertenece a esta época y luchar contra ellos, es muy difícil. Yo discutií con mi mamá porque no quería que venga a Quito a estudiar. En la universidad tuve profesores que me dijeron que pierdo el tiempo con el proyecto. Pero la perseverancia es todo y tener las ganas de continuar y creer en el proyecto. Continúen trabajando, no es imposible. La posibilidad la ponemos nosotros, los emprendedores”, aconseja Diego.

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 10.13.02

bancodeideas.gob.ec/

Whymper E7-37 y Alpallana
Código Postal: 170516 / Quito – Ecuador Teléfono: 02 250-5660