¿Quién es el Fiscal General del Estado?

Carlos Baca: “Soy un hombre honesto y decidido”

El nuevo fiscal tomó juramento ante la Asamblea Nacional, el pasado 11 de mayo, para trabajar por las víctimas de violaciones de derechos humanos y prometió una lucha implacable contra la corrupción

Por: William Morales

Carlos Baca Mancheno nació en Latacunga (Cotopaxi), tiene 46 años, su educación fue pública, y lo dice orgulloso, ya que su padre Washington Baca Bartelotti, jurista, exdiputado y político de izquierda, pensó siempre que la mejor educación es la pública. “Me eduqué en el Colegio Montúfar, ubicado en el sur de Quito, y toda mi carrera universitaria en la Universidad Central”. Lleva 21 años como abogado profesional; durante 15 años ejerció la cátedra en la Escuela de Derecho de la Universidad Central. Se casó muy joven y tiene dos hijos, una mujer y un varón.

Baca ganó el concurso para Fiscal General de la Nación tras obtener la nota perfecta en sus méritos de 50/50, y en su examen 44/50. “La inquietud por la política y por la actividad pública fue una herencia porque fue parte de mi entorno en toda la vida. Mi padre era político y en mi casa se desayunaba, almorzaba y cenaba hablando de política. Hice algo de política en el colegio y en la universidad, y fui consejero por tres años del presidente Rafael Correa”, relata.

Además, dice que es una oportunidad para servir al país. “Mi carpeta presentaba el puntaje perfecto y eso suponía observación porque no me acusaban de mediocre, sino de tener buenas notas”. Y destaca que “para la prueba de fiscal había que resolver en dos días: 1.500 preguntas: 900 del Código Integral Penal, y alrededor de 300 de Derecho Constitucional”.

También destaca que el proceso de selección parte de una comisión que también es formada con base en un concurso, de una comisión bipartita entre el Estado y los ciudadanos que se preparan para postularse y ha seguido el método habitual para designar a las autoridades en los últimos ocho años.

En esta entrevista destaca varios puntos que prevalecerán durante su gestión.

Captura de pantalla 2017-06-01 a las 2.13.41 p.m.¿Qué hace la Fiscalía General del Estado?

La fiscalía es una institución que tiene un encargo constitucional. Es la responsable de investigar y procesar los delitos y las infracciones penales. Además, tiene otras obligaciones relativas a las de investigación como es la protección de víctimas del proceso penal y tiene a su cargo la responsabilidad de la organización de un sistema de investigación a nivel nacional. Entonces, la fiscalía es una de las instituciones de la administración de justicia que se encarga de la investigación y procesamiento de los delitos.

¿Qué debe cambiar en la fiscalía?

Lo que debe cambiar en la fiscalía es el enfoque hacia el ciudadano. Hubo muchísimas oportunidades, en las cuales, la fiscalía dejó lo delicado de sus tareas, porque se juega en el margen de la acción, actúa sobre la libertad, el patrimonio, la honra de las personas. Entonces, la fiscalía es el blanco de observaciones, comentarios y reclamos. Además, hay algunos elementos que no hemos entendido bien y es que todas las instituciones públicas tienen que estar en observación de la fiscalía.

Las instituciones como tal ejercen un poder que les da la ciudadanía y hay que profundizar mucho en la atención a ella. Ha hecho un trabajo extraordinario el Ministerio del Interior en dotar de mayor equipamiento y estructura a la policía. Es decir, ha hecho un trabajo que corresponde a la seguridad pública, eso pasa a la fiscalía para que se haga un hecho judicial y se sancione a un responsable. Entonces, si ocho de cada 10 denuncias están en un grupo de ocho provincias y si la gran mayoría tiene que ver con derecho patrimonial, con robos, con seguridad, con violencia contra la mujer, asimismo como fiscal hay que regresar a la gente común y darle esa satisfacción de la justicia; actuar con todas las instancias del Estado para que el ciudadano recupere su confianza en la institucionalidad, en los mecanismos legales y que son jurídicamente correctos para sancionar los delitos. Hay que proteger a la mujer, a las personas de atención prioritaria como: adultos mayores, niños, jóvenes, mujeres y adolescentes contra el microtráfico de drogas. También tenemos que trabajar en el sector de la corrupción y transparencia.

¿Cuál es la participación de la fiscalía contra la corrupción y transparencia, y cómo debe articularse con otras instancias del Estado?

La fiscalía tiene la responsabilidad de llevar la evidencia y la prueba del cometimiento de delito ante un juez. Entonces, no es una tarea en la cual el rumor o el qué dirán es suficiente. La fiscalía tiene la tarea de recabar la prueba, la constatación de que una persona cometió una infracción, eso implica un trabajo técnico, por una parte, pero también implica una orientación institucional. Si se va a trabajar y a luchar por la transparencia, se tiene que hacer con todos los órganos que tienen que ver con la transparencia, porque no es solo un trabajo exclusivo de la fiscalía y no es una cuestión que hace solo el fiscal. En la transparencia, quienes están involucrados, además del fiscal, son el Contralor General del Estado, la Asamblea Nacional, y del Ejecutivo: el Servicio de Rentas Internas (SRI), la Unidad de Análisis Financiero, el Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop), el Ministerio del Interior, la Policía Nacional. Es decir, no es una respuesta que se puede dar aisladamente. Este es un sistema, si uno de los órganos del sistema deja de funcionar, todo el sistema se afecta. Entonces, el trabajo se debe entender como un sistema que le permita al ciudadano recuperar la tranquilidad, la confianza, la persepción de honestidad, que tiene que hacerse por la seguridad, por la mujer, por los adolescentes, contra el microtráfico y por lo que le preocupa al ciudadano común. Es un trabajo de masa, constitucionalmente dispuesto para que todas las instituciones que tienen la obligación de coordinar y hablar entre ellas para trabajar para el beneficio del ciudadano. La fiscalía, tal vez cumple un papel delicado, no el único, pero sí el más complicado porque es un trabajo técnico y de más responsabilidad.

¿Cómo enfocarse contra la violencia a la mujer?

Es uno de los problemas más complejos porque no tiene que ver solo con la intervención del Estado para sancionar la violencia, la discriminación y el ataque de género, es un trabajo más complicado porque es cultural y social, en el que no se puede actuar solo y hay que involucrar a la sociedad. Ese sentido de protección va a permitir que las instituciones reaccionen, porque una mujer que ha sido golpeada, humillada, violada; un niño que ha sido explotado, maltratado; un anciano que ha sido discriminado, abandonado, no se está hablando de una estadística, no se está hablando de un número, se está hablando de un ser humano que necesita que alguien le acoja, le dé respuesta. En ese sentido, la visión que debe imprimir una institución, -que tiene la tarea más dura de llevar a una persona a la cárcel, no es una tarea fácil ni la cosa más agradable-, pero a esas personas que son víctimas de esas infracciones las olvidamos y pensamos que son una estadística más, y que nos preocupamos solo de un lado: de cómo sancionar al agresor y dejamos de lado a la persona que sufrió la violación, la agresión, la humillación. Hay que imprimir una visión de género, no digo que no exista una protección de víctimas, pero vamos a generar una incorporación de la sociedad mucho más amplia, a un debate y a una protección de estos sectores que más necesitan.

¿Por qué usted es idóneo para dirigir la fiscalía?

Creo que soy el ídoneo para dirigir la Fiscalía General del Estado porque soy un hombre honesto y decidido. Para mí, la honestidad y la decisión son la voluntad de hacer, y son factores del éxito en cualquier actividad, pública o privada, familiar o de otra cualquier tesis. Si no se tiene vocación ni voluntad de hacer, difícilmente se va a poder conseguir el éxito.

¿Qué casos fueron incluidos en el proceso de transición?

En el proceso de transición hemos ido revisando con el exfiscal Galo Chiriboga y su equipo de trabajo, una revisión de cada una de las áreas porque la fiscalía tiene una jurisdicción funcional y también una administrativa. Hemos revisado todas las áreas y todo lo que tiene que ver con el funcionamiento de la institución grande como la fiscalía. No hemos revisado ningún caso, porque eso es una norma básica de respeto y hay muchos temas que lleva la fiscalía y están sujetos a reserva, que ninguna persona debe conocerlo hasta que tenga la función como tal.

¿Cuál será el proceso sobre la lista de Odebrecht?

De lo que conozco y se ha publicado de manera amplia, no solo en Ecuador sino en otros países, hay un proceso legal en Brasil que tiene que cumplir algunas fases, ese proceso legal va a permitir, -cuando concluya en Brasil-, en varios países acceder a información para que establezcan y confirmen investigaciones. El proceso es como de cualquier otra investigación, es decir, la investigación de Odebrecht va a tener las mismas condiciones: la técnica, la seriedad, la honestidad, el enfoque como cualquier otra investigación criminal. El caso de Odebrecht es quizás uno de los más importantes de un clásico acto de delincuencia transnacional organizada y hay que enfocarlo desde esa perspectiva y criterio, no es un temita de ver quién está en la lista y de ponerlo preso. Es un caso donde la delincuencia fue originada en un país y se trasladaba a otro, los recursos se ponían en otro, la transferencia se hacía a un cuarto país, los involucrados eran de un tercero, cuarto y quinto país. Es un asunto que se debe tratar de ingresar a la información de una manera integral, porque de lo contrario ninguna investigación de crimen organizado va a tener un resultado positivo para un país y va a ser un escándalo mediático, y eso hay que enfocarlo con una gran responsabilidad. En Brasil, es parte de un proceso judicial, luego de cumplirse los plazos, los demás países podremos tener acceso a la información para arrancar hacia un proceso de investigación, de verificación y de análisis de todo el caso.

Captura de pantalla 2017-06-01 a las 2.14.17 p.m.En su gestión, ¿qué delitos priorizará y por qué?

El fiscal debe actuar sobre todos los delitos, en principio, a nosotros en particular nos interesa -desde el punto de vista de política criminal- actuar desde tres grupos de infracciones: uno, los que atentan contra la transparencia de lo que tenga que ver con la cosa pública; segundo, los delitos de violencia en contra de la mujer y sectores vulnerables, ahí no hay una deuda pero sí una tarea que no termina nunca y el Estado debe reaccionar frente a las víctimas; y una tercera que tiene que ver con los derechos humanos. Eso como énfasis, porque la responsabilidad de investigar en la fiscalía es una responsabilidad de integridad de todas las instituciones.

El presidente Rafael Correa dijo que usted “será un lujo de fiscal, un orgullo para la patria entera”, ¿cuál es su opinión?

Le agradezco al presidente sus criterios y sus comentarios, he tenido la suerte y la ventaja de trabajar cerca de él durante tres años y que provenga de él un comentario de esa naturaleza, para mí es un motivo de orgullo y de gratitud.

¿Cuál será su futuro después de la fiscalía?

Cuando concluya mis funciones como fiscal me gustaría regresar a la academia, creo que la mejor forma de estar en un buen estado físico y mental es charlar todo el tiempo con jóvenes que tienen avidez de conocer, porque permanentemente estoy actualizándome y buscando información. No he pensado qué voy a ser después del 2023, pero me gustaría volver a la academia. De todas maneras, el hombre debe estar dónde tiene que estar. Aunque la política siempre está presente, me gustaría volver a los libros y viajar.