¿Qué opinan un exasambleísta y un ministro de la reconstrucción tras el terremoto?

La reconstrucción en las provincias afectadas por el terremoto continúa. Un exasambleísta y el titular del comité encargado opinan

 

screen-shot-2017-01-10-at-10-21-14-a-m

SOBRE LOS IMPUESTOS ESPECIALES

Estoy muy preocupado porque hemos recibido donaciones interna- cionales y de los ecuatorianos, a través del IVA que ha tenido una subida del 12 al 14 %, y se supone que tenemos un estimado de 3.600 millones de dólares para reconstruir Manabí. Evidentemente, se han hecho cosas oportunas como la entrega de bonos de alojamiento, bonos de reconstrucción y el Banco de Fomento está entregando créditos de reconstrucción hasta 20 mil dólares.

Las necesidades son muchas, pero lo que me preocupa, sobre todo, son las obras de infraestructura. Recordemos que hay una entidad de reconstrucción, que la dirige el Vicepresidente de la República, que hoy es un hombre que está muy cuestionado por el manejo de los sectores estratégicos del país. Eso me preocupa, que un hombre tan observado y cuestionado esté a cargo de la reconstrucción de mi provincia.

SOBRE LA INVERSIÓN

Nos permite hacer las cosas mejor que antes. Por ejemplo, se cayó mi clínica que heredé de mi abuelo de 1922, que ha sido construida poco a poco. Enhorabuena, estaba asegurada y fue una oportunidad para hacerla mejor, con nuevos conceptos, con adecuaciones para minusválidos, más amplia y con equipamiento de alta tecnología. Fue una oportunidad. Entonces, por eso es una inversión para hacer las cosas mejor. Supuestamente, los chinos van a donar para el hospital de Chone y el de Bahía, yo espero que los hagan bien.

SOBRE EMPLEO Y MIGRACIÓN

Hay un caálculo de que existen 80 mil desplazados después del terremoto. En Bahía de Caráquez, de 300 familias quedan 10. Este es un caso muy especial, aquí se perdió todo y han migrado a Guayaquil, Quito, Durán y a la región Amazónica.

SOBRE LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA

Manabí necesita un trato especial. A grandes males, grandes remedios; hay que tomar medidas porque el desplazamiento continúa y trabajo no es lo mismo que empleo, sobre todo, en mano de obra calificada, porque los albañiles y carpinteros tienen trabajo en la reconstrucción, pero qué pasa con la reconstrucción en Manabí, lo que falta es asistir en el sector hidrosanitario que es el principal problema de la provincia.

 

screen-shot-2017-01-10-at-10-22-35-a-mSOBRE LA INVERSIÓN

El terremoto afectó no solo a Manabí y Esmeraldas, sino también a Los Ríos, Guayas y Santo Domingo. Lo que estamos haciendo como gobierno es optimizar los recursos en todo lo que podemos para invertir en construcciones mejores que antes. Todo desastre natural genera pérdidas económicas y esto, evidentemente, se transforma en costos no planificados para el Estado, la Constitución de la República prevé la intervención del gobierno en este tipo de situaciones.

SOBRE EMPLEO Y MIGRACIÓN

Gracias a las obras de reconstrucción y a los créditos otorgados por Ban Ecuador, CFN y Conafips, más de 48 mil empleos se han generado de manera directa e indirecta. Ha existido migración a otras ciudades por diferentes razones, por ejemplo, muchas personas afectadas fueron acogidas por familiares en otras ciudades; sin embargo, la mayoría se quedó.

SOBRE LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA

Lo principal que falta fortalecer es el sector turístico, que se vio fuertemente golpeado. A las pérdidas en la infraestructura se suma el temor de la gente a regresar a hacer turismo a las zonas afectadas; esto no ha permitido que la economía local se reactive de manera más rápida. Como un aporte se hizo el “Festival Rehaciendo Sueños”, el cual no solo reactivó el turismo de Bahía de Caráquez, sino también de los cantones aledaños, como Canoa y San Vicente.

SOBRE LOS IMPUESTOS ESPECIALES

Gracias al aporte de todo el pueblo ecuatoriano, los recursos obtenidos por la Ley de Solidaridad han sido invertidos de la mejor manera posible, se han priorizado los sectores más vulnerables y esenciales para dar atención inmediata a las zonas afectadas. Los sectores de educación, salud, vialidad, vivienda, agua potable y saneamiento, así como los bonos de acogida, alimentación y alquiler, entre otros, han sido priorizados. Durante la emergencia, atendimos a la gente afectada en las zonas con mayores daños, se las rescató y se instalaron albergues, se entregaron bonos, trabajamos en la demolición y remoción de escombros, como también en la reparación y rehabilitación de servicios básicos como agua, saneamiento ambiental, electricidad y telecomunicaciones. Hasta el 15 de noviembre se han asignado $296 millones para acciones de emergencia.