“No somos suizos”

jorge-luis-serrano
JORGE LUIS SERRANO SALGADO Sociólogo cuencano, cinéfilo universal @jorgeluisserra

Parecía ingenuo, pero era con divertido y provocador cinismo, digamos como quien cuenta en medio de una charla informal a un amigo de años alguna anécdota escolar que no pasa de travesura venial, sin importancia, que Jaime Durán Barba revelaba hace unos meses la maniobra utilizada por el actual alcalde de Quito para llegar al poder, vertiendo a la vez, una serie de comentarios que dejaban ver, en realidad, mucho más de lo que el lenguaraz asesor comprende sobre política y sobre su propio cliente. El video de la entrevista, ampliamente difundido en internet, causó sorpresa e indignación, no era para menos, y bien vale recordarlo, ahora que estaría asesorando a Paco Moncayo.

Formulo la vieja pregunta: ¿el fin justifica los medios? Me dirán que no sea ingenuo, que en política todo se vale. Pero, entonces, recuerdo cómo Rodas se presentaba como la renovación de la política y también las veces que negó la participación de Durán Barba califica en el video, a Mauricio Rodas como “un chico que casi no conocía Quito”, es decir, alguien sin experiencia pero con la ambición suficiente para lanzarse a la arena política y explotar un sentimiento de la población. En la misma entrevista, Durán Barba elogia la administración de Augusto Barrera y dice que era “un gran alcalde”, que Quito era “una ciudad perfecta” y que su error fue hacer de la capital una ciudad ordenada y orientada hacia una convivencia social con reglas necesarias, aunque estas fastidien a la ciudadanía. Gran error. Ese fastidio sería explotado por ese “chico que no conocía Quito” con el objeto de ganar las elecciones y alcanzar la alcaldía para, ahora lo vemos, usarla como trampolín para su promoción personal.

También me pregunto: ¿si no hubiese sido Rodas, cualquier otro candidato que explotara el mismo sentimiento hubiese ganado las elecciones? La respuesta, siguiendo las ideas de Durán Barba, sería afirmativa. Cualquiera pudo ganar esas elecciones, pues de lo que se trataba era de cosechar, a su favor, un voto en contra. Lo hizo hábilmente “el otro” Mauricio, como llaman a Rodas, en la citada entrevista refiriéndose a Macri, cliente estrella del fundador de Informe Confidencial.

Pero lo peor, lo que dejó un sabor a tierra en la boca, cuando se reveló la verdad sobre la campaña de Mauricio Rodas, es que aquel slogan de “sí podemos vivir mejor” apelaba en realidad a conductas irresponsables, entiéndase: podemos vivir mejor sin reglas, podemos vivir mejor sin autoridad y podemos vivir mejor sin acuerdos de convivencia colectiva. Podemos vivir mejor haciendo lo que nos venga en gana. Y así lo resumía el propio Durán Barba: es que “no somos suizos”.