Candidatos a la Asamblea investigados por títulos irregulares


 

 

Los títulos académicos obtenidos por varios candidatos a asambleístas están bajo la lupa. Un informe interno reveló que hay inconsistencias en la obtención de los títulos de tercer nivel de Galo Lara, Fernando Villavicencio,  Dalo Bucaram, Michael Bucaram, Gilmar Gutiérrez, entre otros. En algunos casos hay plagios de textos sin nombrar a los autores, inscripciones y presentaciones de tesis días antes del cierre de universidades, y certificados de asistencias, revalidaciones de materias sin fechas ni firmas de responsables.

Ese es el caso de Fernando Villavicencio que en el 2007 obtuvo el título de Licenciado en Periodismo y Comunicación Social en la Universidad Cooperativa de Colombia (UCC). Villavicencio primero estudió en la Universidad Central donde no aprobó ninguna materia y luego en la Universidad Salesiana donde se matriculó en dos ocasiones (la primera vez en 1997 donde se retiró y no aprobó ninguna materia; y la segunda entre 2000 y 2002 aprobando 28 materias).

Y en mayo del 2004 se matriculó en la UCC y realizó una convalidación de materias para ubicarlo en octavo semestre (cuarto año). Ahí terminó su carrera con el proyecto de tesis "Presentación de la compañía Petrobras en Ecuador en el proyecto de Brasil de controlar la cuenca Amazónica" en el 2007. La novedad es que la UCC certificó que existe la tesis pero no se la encuentra en los archivos. Solo existe un plan de tesis.

Villavicencio ahora es candidato a asambleísta por la coordinadora de las Izquierdas.

Otro caso similar es el de Abdalá Bucaram Pulley que obtuvo en la misma universidad el título de abogado de los Tribunales y Juzgados de la República, en julio del 2010. Bucaram ingresó a la UCC el 4 de enero del 2007 y en el mismo año consiguió el certificado de egresado pero sin firmas ni fechas de respaldo. Es decir, solo estudió en la UCC dos cuatrimestres.

Bucaram realizó sus estudios iniciales en la Universidad Metropolitana de Guayaquil y aprobó tres años (2002 al 2004). Luego asistió a la escuela de Derecho de la UCC y revalidó las materias para ubicarse en el noveno semestre, bajo la modalidad semi presencial. Y ahí le certificaron la aprobación de su plan de tesis sin plazos, además asignaron un tutor y profesor calificador pero también sin fechas.

A eso se suma un certificado de asistencia firmado por el director académico de la UCC pero no registra fechas ni periodos de estudios.

A esa lista se suma también su hermano Michel Bucaram Pulley que obtuvo su título de abogado en la misma universidad. Los hermanos Bucaram Pulley son candidatos a asambleístas del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE).

Lo más sorprendente es que el rector de esa universidad es Milton Altamirano quien actualmente es candidato a asambleísta del PRE en Pichincha.

Estas historias se repiten y fue una de las causas para que en junio del 2008 se cerrará la universidad.  Y dentro de las investigaciones, la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) el año pasado reveló que muchos títulos fueron otorgados a servidores judiciales por universidades cuestionadas, y una de ellas es la UCC.

Según la investigación se reveló que de los 3730 servidores de la Función Judicial que tienen título de educación superior,  el 31,24 por ciento lo consiguieron en universidades cuestionadas y que se ubicaban en las categorías C y D. Es decir, 1.181 personas. Y se determinó además que de los 596 jueces que administran o administraron la justicia en los tribunales del país, 77 obtuvieron sus títulos profesionales en la extinta Universidad Cooperativa de Colombia.

 

Fuente:  Revista La Otra