¿Dónde están las ruinas de Ingapirca?

Símbolo de nuestra HISTORIA

El Complejo de Ingapirca, en Cañar, es un tesoro arqueológico que recibe anualmente a unos 92 mil visitantes nacionales y extranjeros. En sus paredes está registrada la cultura Cañari e Inca de hace 500 años

 

Ingapirca significa “Muro del Inca” o “Pared del Inca”, fue construido en el siglo XV por el inca Huayna Cápac en el actual cantón Cañar, a 3.120 m.s.n.m., sobre las ruinas de los indígenas cañaris que poblaban el lugar.

El Complejo Arqueológico de Ingapirca en la provincia de Cañar (sur andino) está situado a una altura de 3.160 metros sobre el nivel del mar, con una temperatura promedio de diez grados centígrados y una extensión de cuatro hectáreas que conservan vestigios arqueológicos de hace 500 años de las culturas Canñari e Inca.

Ingapirca es el más grande complejo arqueológico y mejor conservado del país, está ubicado a 90 km de Cuenca. Su construcción combina el adobe utilizado por la cultura cañari con las piedras traídas por los incas.

La reserva está compuesta por conjuntos rocosos, entre los que destacan una estructura ovalada conocida como el castillo, cuyo espacio era de uso ceremonial.

Asimismo, existen aposentos, la plaza o cancha de los acllahuasi, las bodegas, la vaguada, la pilaloma, la ingachungana, el intihuayco, todos ellos, sectores tradicionales de las cultura incas.
Las edificaciones del complejo tuvieron paredes de piedra cortada, completadas en su parte alta con adobe; su techumbre a dos aguas con una fuerte caída, tenía una estructura de madera, carrizo, amarrados con cabuya y su cubierta con paja de páramo.
Las ruinas de Ingapirca fueron un importante centro religioso, político, científico, militar y administrativo y está conformado por un cementerio, observatorios solares, un templo, depósitos, aposentos de sacerdotes, una plaza ceremonial y calles empedradas.

CASTILLO DE INGAPIRCA

captura-de-pantalla-2016-10-24-a-las-9-55-44-a-mConocido como templo del sol, ubicado en lo alto de una colina, su construcción data de la época de Huayna Cápac. Conformado por aposentos, patios, bodegas y baños. Está rodeado por muros de piedras que precisan el mayor acopio de datos arqueológicos. Es una de las más importantes muestras de la arquitectura Inca. Su posición sugiere un uso ceremonial que permitía identificar el nacimiento y el ocultamiento del sol.

OTROS ATRACTIVOS

Por otro lado, zonas como los baños ceremoniales y la Cara del Inca son dos los sitios del Complejo Arqueológico de Ingapirca que más atraen a los turistas nacionales y extranjeros. Estos últimos representan un poco más del 25 % de visitas que recibe anualmente el complejo arqueológico.

Por ejemplo, el año pasado visitaron la reserva 91.236 personas, de las cuales, 25.964 eran del extranjero y 55.272 nacionales.

De acuerdo con el reporte estadístico del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC), el complejo tiene mayor concurrencia los meses de febrero, julio, agosto y noviembre. Igualmente en los datos consolidadeos del INPC, destacan las visitas que se dan en el mes de junio por la ceremonia que se cumple por el solsticio de verano o el tradicional Inti Raymi.

• En las ruinas de Ingapirca se puede apreciar la destreza de las culturas Inca y Cañari en el trabajo en piedra, así como sus amplios conocimientos con respecto a los patrones solares.

• Es uno de los más importantes refugios de vida silvestre del país. Debido a la forma del cráter, durante años se ha formado un bosque andino muy bien conservado y sin intervención humana; hoy ese bosque es un hábitat para una diversa variedad de fauna y flora. En estos bosques se encuentran más de 60 especies de árboles nativos y una gran variedad de aves, como el gallinazo y el cóndor.

• El clima frío de la zona hace recomendable el uso de abrigos y tomar medidas respecto a salud, por la altura.

• El valor de ingreso al complejo es de dos dólares para vistantes nacionales y seis para extranjeros. Permanece abierto de lunes a domingo, de 09:00 a 17:00.

¿CÓMO ESTÁ LA ZONA?

Los 85.000 turistas que al año visitan la parroquia Ingapirca para recorrer el Complejo Arqueológico Inca, son los beneficiarios directos de la reconstrucción de la carretera Tambo – Ingapirca – Honorato Vásquez de 27 kilómetros de longitud.

La reconstrucción tuvo una inversión de $ 16’411.689,45 y se ejecutó en dos tramos: Honorato Vásquez e Ingapirca. El proyecto incluyó la rehabilitación de los accesos al Complejo Arqueológico de Ingapirca y a la ciudad de Cañar; además, se construyó un puente de estructura metálica revestido de hormigín, sobre el río Cañar, ubicado en el sector de San Pedro.

La rehabilitación de la vía no es solo para los habitantes de los cantones Tambo y Cañar sino para toda la provincia, porque tras mejorar la conexión entre varias comunidades dedicadas a la actividad agropecuaria, fomenta el turismo que es el eje de la economía nacional.

FIESTAS DE CUENCA

captura-de-pantalla-2016-10-24-a-las-9-56-05-a-mCada tres de noviembre se celebra un año más de la idndependencia de Cuenca, la tercera ciudad más poblada del país. Fue declarada, en 1999, Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, debido a su bien preservada arquitectura y arte colonial.

Además, sus costumbres y tradiciones la llevaron a obtener, en el 2012, el reconocimiento de Patrimonio Cultural Inmaterial, por ejemplo, por la habilidad de las cholas cuencanas para tejer con paja toquilla.

Un año más tarde, el Parque Nacional Cajas fue declarado ReservaMundial de la Biósfera. Estos son solo algunos de la veintena de galardones de la capital azuaya, conocida como la “Atenas del Ecuador”.

GASTRONOMÍA

La comida está ligada a sus fiestas tradicionales. Predomina el mote que acompaña a la comida diaria y a todos los platos típicos, entre ellos el cuy asado, el hornado, las cascaritas, papas con cuero, etc.

¿DÓNDE HOSPEDARSE?

Existen hoteles, hosterías y hostales en el centro y en los exteriores de la ciudad. Los hoteles prestan los servicios de parqueaderos, restaurant, cafetería, Wifi, cable, lavandería, caja de seguridad, etc.

TERMAS

En Baños, una bella parroquia ubicada a ocho kilómetros del centro de la ciudad, varios establecimientos hacen uso del agua termal que fluye a 78oC de una falla volcánica.