¿Dónde empieza y termina la Ruta del Spondylus en Santa Elena?

Mar, sol y arena

 

Bastión del turismo nacional, tierra generosa, de naturaleza única… Visitarla implica llegar a conocer sus costumbres, su historia, cultura, gastronomía y desarrollo, ligado al turismo y a la industria pesquera

Por: Juan Martínez

 

La Ruta del Spondylus es un camino que recorre mil kilómetros de la costa ecuatoriana. Nace en Santa Elena, joven provincia elevada a esa categoría por la Asamblea Nacional en el 2007. Anteriormente, fue parte territorial del Guayas, pasando incluso por transiciones desde su primera cantonización, allá por 1839, hasta su más remarcable cambio: la provincialización. Gracias a esta última calificación, pudo capitalizar su desarrollo con la ejecución de múltiples obras que potencian su progreso económico, social y turístico.

Santa Elena es parte de un territorio rico en identidad cultural. Como testimonio de esa herencia ancestral se han encontrado restos de objetos en cerámica trabajados en conchas y caracoles, pertenecientes a las culturas Valdivia y Guangala. Allí vivieron tribus como los colonchis, chanduyes y punteños, pertenecientes a la cultura huancavilca.

 

Salinas su principal balneario

 

turismo8Ofrece una gran diversidad de paisajes, deportes y diversión. Cuenta con hoteles de primera categoría, así como clubes, casinos, bares, discotecas y centros deportivos.

Entre las actividades en altamar, está admirar los encantos de la danza de las ballenas jorobadas, que se acercan a tan solo ocho kilómetros de su costa.

Salinas es un lugar ideal para los deportes náuticos como: snorkeling, velerismo, buceo, tabla vela, voleibol playero, jet ski y surf. En sus aguas abundan toda clase de codiciados peces como el picudo negro, azul, rayado, pez espada, tuna, dorado, etc; ideales para las competencias internacionales relacionadas con la pesca deportiva.

 

La Chocolatera

 

turismo7Está ubicado dentro de la base naval de Salinas, la punta más saliente de la península de Santa Elena; también constituye el segundo punto más occidental de la costa pacífica sudamericana. Allí, el encuentro de las dos corrientes marinas produce un choque de olas contra las rocas, un espectáculo natural muy apreciado por los visitantes.

 

Baño de San Vicente

 

turismo5Es un verdadero tesoro de aguas termales y medicinales que hacen de sus vacaciones un descanso beneficioso para su salud. Conocido desde tiempos remotos por los aborígenes y luego por los colonizadores, sus aguas son analizadas por reconocidos médicos y especialistas, quienes recomiendan los efectos del agua y el lodo producido por el “volcancito”.

Son ricos en sílice, hierro y calcio, sodio, petróleo y otras materias orgánicas ideales para los tratamientos de problemas como: neuralgias y enfermedades cutáneas.

Montañita

 

turismo4Es considerada la capital de surf del país. En el día es un pueblo tranquilo, pero en las noches los bares lucen abarrotados de gente alegre, especialmente los fines de semana, cuando llegan visitantes de otras provincias y del extranjero.

En sus bares y discotecas, la diversión nocturna está asegurada. Muchos de los negocios ofrecen música de la zona, igualmente hay actividades recreativas como concursos de baile y de belleza.
Las construcciones son modernas, combinadas con materiales originarios de la zona como: madera, caña guadúa y cade. Cada año, a Montañita acuden decenas de los mejores deportistas del mundo atraídos por el Campeonato Internacional de Surf.

 

Otras playas

 

turismo2Ayangue es un pequeño pueblo de pescadores, asentado en una bahía en forma de herradura. Es conocido por sus aguas claras y tibias y, por sus arrecifes vírgenes de coral, es un excelente lugar para los amantes del buceo.

A la playa Punta Carnero se le denomina así por la punta rocosa del mismo nombre, situada al extremo sureste de la costa. Es un imponente risco que interrumpe en medio del mar como queriendo someter a las aguas bajo sus límites. En lo alto del peñasco se puede observar el océano.

En esta zona, el mar es sumamente peligroso y, por lo tanto, tal como lo indican varios letreros, es peligroso bañarse. Puede entretenerse observando a diestros surfistas desafiar a las gigantescas olas.

 

Gastronomía

 

turismo3Como toda provincia costera, Santa Elena se caracteriza por usar productos marinos en su gastronomía.

Entre las delicias con las que cuenta están: camarones al ajillo, cazuela de mariscos (sopa de plátano con especies y variedad de mariscos), y el sancocho de pescado (caldo de pescado, yuca, y verde). También hay una gran oferta de ceviches y pescados preparados de distintas maneras.

 

 

 

 

 

¿Cómo está la zona?

 

turismo1Desde hace nueve años, el atractivo turístico de Santa Elena fue repotenciado con su provincialización.

Entre las obras consta la terminal terrestre de Santa Elena, con la cual la península resolvió varios problemas de movilización.

La infraestructura permitió brindar un mejor servicio al usuario, lo que resultó en una mayor llegada de turistas. La obra estuvo a cargo del Ministerio de Transporte y Obras Públicas y costó siete millones de dólares. En los feriados, los turistas representan ingresos de 14 millones de dólares en promedio para la provincia.

La terminal cuenta con 144 unidades para servicio intercantonal, 240 para servicio urbano, 190 unidades para la movilización interprovincial y 765 taxis convencionales; suficientes unidades para servir continuamente a los ciudadanos con seguridad y comodidad, desde las tres de la mañana hasta la medianoche.

Otra de las obras para potenciar el desarrollo peninsular es el aeropuerto General Ulpiano Páez, en el que se inviritieron 49 millones de dólares y que cumple con todos los requerimientos técnicos de una terminal aérea pequeña, pero completa.

Además, Santa Elena cuenta con un amplio circuito vial, que permite mejorar considerablemente la economía de las comunidades peninsulares.

La región cuenta con un Centro Integral del Buen Vivir, el puerto pesquero en Anconcito, una red de hospitales públicos para la atención ciudadana, entre otras obras sociales.

turismo6