¿Cuánto aporta el militar para mantener a los pasivos?

Reformas de equidad

 

La mayoría de militares se favorecerán de los cambios propuestos por el Ejecutivo al régimen de seguridad social de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. Con desinformación y cortinas de humo, unos pocos privilegiados buscan desviar la atención de la ciudadanía. Aquí las cifras y los argumentos que aclaran las dudas sobre las reformas a los beneficios laborales de la fuerza pública

Por: Redacción LA OTRA

Uno de los temas que ha marcado un debate trascendental para eliminar la inequidad en el país, es el que lidera el gobierno para reformar el sistema de pensiones de los institutos de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional.

El Ejecutivo propone una reforma para racionalizar las prestaciones de retiro de los militares y policías, y eliminar privilegios. El actual sistema, administrado por el Issfa y el Isspol -que responden a regímenes especiales de seguridad social-, perpetúa diferencias abismales en las prestaciones de retiro que reciben los oficiales de alto rango con respecto a los de menor graduación. Pero también hay una variación notable con el seguro social de los civiles.

Se ha llegado al punto que unos pocos militares retirados de alto rango tengan jubilaciones de miles de dólares, mientras que los jubilados del Seguro Social Campesino cobran menos de cien. Por ejemplo: un ex Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas tiene una pensión mensual de menos de $ 5.000 de jubilación. El 60 % es subsidiado por el Estado, es decir, cerca de $ 3.000 cubre el gobierno. Por otro lado, un campesino recibe como pensión $ 62 dólares.

El monto máximo que recibe un trabajador civil es de $ 2.013. Esa es la razón principal del actual debate. La necesidad de reformar una estructura inequitativa y que vuelve ineficientes los aportes gubernamentales.

El Issfa recibe del Estado, en subsidios directos anuales para pagar las jubilaciones de 30.000 retirados, más de $ 300 millones. En contraposición, para todo el Seguro Social Campesino –integrado por 300.000 afiliados incluyendo cerca de 30.000 jubilados- el Estado entrega solo $ 70 millones de subsidio.

La mayoría de militares activos se beneficiarán de las reformas propuestas por el Ejecutivo. “Se subsidia mucho más al más rico, no al más pobre; el mundo al revés, la justicia social al revés, eso es el Issfa”, declaró el presidente Rafael Correa en un enlace reciente.

Por ejemplo, si comparamos el porcentaje de aporte de un funcionario y de un militar o un policía (que también son servidores públicos pero responden a un régimen especial) hay una gran diferencia. Mientras el servidor público aporta 11,45 %, el militar aporta el 23 %, la consecuencia: menor sueldo neto mensual para la tropa debido a la necesidad de mantener un sistema inequitativo de pensiones y cesantías altas para los oficiales retirados.

captura-de-pantalla-2016-09-15-a-las-9-45-19-a-m

Un ejemplo adicional es que en este momento hay oficiales que reciben una cesantía de $ 200.000 y otros, en las mismas Fuerzas Armadas, terminan su vida profesional con $ 18.000; otra muestra de inequidad, según el Ejecutivo, porque los aportes son subsidiados por el Estado y apoyados por la mayoría de aportantes.

En otra intervención, el presidente Correa mencionó que “la cesantía debería ser como en la sociedad civil, lo mismo para todos, aunque sea al final de la vida productiva que haya un poco de equidad”. Dijo, además, que cualquier profesión, en la rama de actividad que sea, debe tener la misma cesantía que -en un elevado porcentaje- es financiado por todo el pueblo ecuatoriano.

Para el gobierno, el compromiso de construir un sistema de seguridad social equitativo y sostenible, es nacional y ciudadano. El objetivo final es eliminar los últimos reductos de privilegio que todavía persisten en el país.

captura-de-pantalla-2016-09-15-a-las-9-45-42-a-m