¿Cómo es la vida de un deportista de élite?

HERMANOS ENDERICA SALGADO: SANGRE DE CAMPEONES

Los hermanos Enderica Salgado son una muestra de lo que se puede lograr con disciplina, pasión
y sueños grandes. los dos menores, Santiago y Esteban, son atletas de primer nivel; Juan Fernando, el mayor, es el entrenador de la selección ecuatoriana de natación; y Xavier, el segundo, es la máxima autoridad gubernamental del deporte. Desde el agua, hasta el podio y del podio hasta el despacho ministerial, este equipo de cuencanos no conoce la palabra “rendirse”

Por: Martha Sandoval Riofrío

Alimentación especial, exigentes entrenamientos, descanso riguroso y una voluntad de acero… es algo de lo mucho que necesitan los atletas de alto rendimiento o –en palabras más sencillas- los mejores deportistas del mundo. El Ecuador tiene a 38 participantes en los Juegos Olímpicos (JJ. OO.) Río 2016; uno de ellos es Esteban, el menor de los Enderica Salgado. Su entrenador es Juan Fernando. Santiago acaba de quedar noveno en la Copa Mundial de Natación de Aguas Abiertas, en Roberval (Canadá); y, Xavier es el Ministro del Deporte.

Todo empezó con clases de natación. Fernando Enderica y Patricia Salgado pensaron que era oportuno y prudente que sus hijos aprendieran a sobrevivir en el agua. Pero, la disciplina y el espíritu competitivo estaban en su sangre. Para cuando nacieron los menores, sus hermanos mayores ya comenzaban a competir. Pronto, Juan Fernando y Xavier ganaban medallas en su Cuenca natal; luego, en el resto del país; y, con el tiempo, en torneos regionales y continentales.

El camino para llegar a donde están no fue sencillo. Aparte del sacrificio que exige ser un deportista profesional, está el aporte económico, que –hasta hace pocos años- corría por parte del mismo atleta o su familia.

“Para nuestros padres era complicado porque ambos competíamos y teníamos que salir, al menos, una vez al mes a Machala, Guayaquil o Quito y, todo eso, lo pagaban ellos. Sabemos lo que es viajar en bus toda la noche, dormir con las mochilas de almohadas y llegar directo a nadar”, destaca Xavier.

Cuando cumplía la mayoría de edad, él y Juan Fernando debieron replantear sus prioridades y buscar la forma de aportar a la economía del hogar, pues el feriado bancario obligó a la familia a comenzar de cero. Y eso, para todos, significó un cambio de vida.

Aunque  Xavier dejó de competir, a la familia se le abrieron nuevos horizontes y desembocó en lo que hoy es una empresa que gira alrededor de la escuela de natación. Los Enderica Salgado tienen también una marca de ropa deportiva y bicicletas y una revista deportiva. Todos, padres e hijos, son parte del emprendimiento familiar, que crece día a día. Actualmente, Xavier está alejado del negocio para cumplir con sus funciones gubernamentales.

La tradición de los dos mayores pasó a los hermanos más chicos y, ahora, con el salario que reciben por ser atletas de plan de alto rendimiento, compiten a escala mundial. Esteban y Santiago son, aunque suene rimbombante, dos de los mejores nadadores del planeta.

“Más o menos cuando Xavier y yo dejamos de competir, Santiago y Esteban comenzaban. Ellos se iniciaron en la natación cuando tenían de cinco y seis años y empezaron a competir desde los nueve y 10. Desde pequeños pudieron ver que esta vida requería de un entrenamiento diario y les gustó. Hoy en día están entre los mejores del mundo”, sostiene Juan Fernando.

Esteban
El olímpico

“Cuando sientes todo el respaldo de un país alentándote, esos nervios se convierten en fuerza para alcanzar cada vez mejores objetivos”

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.45.50 p.m.Aunque todos sus hermanos se han destacado en la natación competitiva, los ojos del Ecuador están ahora sobre Esteban. Por segunda vez, el menor de los hermanos Enderica Salgado clasifica a los JJ. OO. En la ciudad carioca, participa en la competencia de 1.500 metros; su primera prueba es el viernes 12 de agosto, a las 11h00, en el Estadio Acuático Olímpico.

Tiene 25 años y es el más sonriente y bromista de los cuatro. Como todo deportista olímpico, cumple una rutina muy rigurosa. Es uno de los atletas de la categoría A del plan de alto rendimiento. Por ello, bajo la política vigente del gobierno, percibe un salario que le permite dedicarse solo a eso. Esteban entiende que goza de un privilegio que antes ningún deportista tenía.

“Yo dije una frase hace cuatro años: el Ministerio del Deporte nos cambií la vida a los atletas. Todos nosotros sabemos cómo era el deporte antes”.

Así mismo, sintió una gran alegría, que multiplicó sus expectativas, cuando a su hermano lo nombraron el máximo funcionario del deporte del país.

“Yo me sentí contento porque Xavier es una persona que fue deportista, entrenador, dirigente y que sabe cuáles son las necesidades de los atletas. Vi que las cosas podían seguir mejorando y no porque me iba a beneficiar yo, como Esteban Enderica, sino todos los que conformamos el grupo de élite o de alto rendimiento”.

Al formar parte de la comitiva de 38 deportistas que representan al Ecuador en Río 2016, siente un enorme orgullo y expresa que sus expectativas son grandes. Pero, también sabe la gran responsabilidad que conlleva.

“Siempre nos sentimos un poco nerviosos, sin embargo, trabajamos para que esos nervios nos jueguen a favor. Cuando sientes todo el respaldo de un país alentándote, esos nervios se convierten en fuerza para alcanzar cada vez mejores objetivos”, concluye.

 

 

 

Santiago
El mundialista

“Queremos la oportunidad de retribuir lo que nos dio el deporte y compartirlo con los que
algún día serán mejores que nosotros”

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.47.18 p.m.“Juan Fernando es el que tiene más medallas”, cuenta Santiago, y añade que “será muy difícil superarlo”. Sin embargo, las carreras de los menores han despuntado en los últimos años. Es un deportista de la categoriía C del plan de alto rendimiento.

Todo lo que hace es parte de su profesión; cuando come, cuando duerme, cuando entrena… está trabajando.

“Nos preparamos las 24 horas del día; ocho en el agua, dos horas en el gimnasio, una hora diaria de masajes o rehabilitación, alimentándonos bien y descansando bien”, explica.

La interacción es permanente con su entrenador, preparadores físicos, sicólogos, médicos, nutricionistas, etc. Un equipo de no menos de seis personas, consagradas a un solo fin: obtener el mejor rendimiento de cada deportista”. Entrena con Esteban y Samantha (Arévalo) en el agua. “Eso ayuda a que las metas se cumplan”.

Santiago tiene 27 años y una agenda de competencias muy intensa. Acaba de regresar de la Copa Mundial de Natación de Aguas Abiertas, en Canadá, donde corroboró que está entre los 10 mejores nadadores del mundo. Obtuvo el noveno lugar.

Tanto la carrera deportiva de Santiago como la de Esteban, dio un giro cuando Juan Fernando se hizo cargo de su preparación.

“Fue chévere cuando decidimos que él sea parte de nuestro crecimiento deportivo porque lo conocimos cuando fue deportista. La disciplina que él tenía cuando entrenaba solo, en la mayoría de sus años como triatleta, fue algo que nos marcó desde pequeños”, recuerda.

Con el negocio familiar en marcha, el porvenir para Santiago es claro: enseñar e inculcar los valores del deporte a los más pequeños.

“Siempre nuestra vida va a estar ligada al deporte. Nos encanta formar y enseñar a los niños que han puesto a nuestro cargo y ayudarlos a que cumplan sus sueños. Queremos la oportunidad de retribuir lo que nos dio el deporte y compartirlo con los que algún día serán mejores que nosotros”, subraya.

Xavier
El ministro

“Nuestros guerreros ya no tocan puertas para pedir ayuda, ya no dejan de comer para poder viajar a competir, ya no entrenan y trabajan al mismo tiempo. Ahora son tratados como profesionales”

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.48.50 p.m.Todavía se sonroja cuando lo llaman ministro, aunque ya lleva poco más de medio año en el cargo. Habla con inmenso orgullo de sus hermanos y cuenta que, a pesar de que la vida entre cuatro hijos varones puede parecer caótica, siempre se han caracterizado por llevarse bien y ser “amigos más que hermanos”.

Aunque ahora está alejado de los entrenamientos y de la vida cotidiana de sus hermanos en Cuenca, subraya la importancia de que sus relaciones siempre hayan sido óptimas.

“Al ser Juan Fernando el entrenador de la selección nacional, muchas veces pasa más tiempo con mis hermanos que con su esposa y su hija. El entrenador se vuelve un sicólogo, un consejero, un amigo, un confidente, un médico; eso ha unido mucho más a la familia y ha permitido un mayor desarrollo de mis hermanos como deportistas”.

Antes de haber sido nombrado Ministro del Deporte por el presidente Rafael Correa, se desempeñaba como coordinador zonal de esa cartera de Estado. También fue presidente de la Federación Ecuatoriana de Natación (FENA), entrenador y deportista. Cuenta que su hermano mayor pronosticaba que, eventualmente, estaría vinculado al gobierno.

“Juan Fernando me decía: ‘Yo creo que tú vas a ser ministro. ́ Y quizá toda la familia tenía la expectativa, pero no lo manifestaban”, cuenta. Por estar todos involucrados directa y diariamente con el deporte, Xavier asegura que son sus más cercanos asesores. Dice que siempre les pide opiniones, consejos e ideas a sus hermanos.

Durante la ceremonia de apertura de los JJ. OO., el ministro se emocionó. Sabe las historias de vida de cada uno de los 38 clasificados, uno de ellos, su hermano Esteban. Pero, más que eso, sabe lo duro y meritorio que es llegar a una instancia como las olimpiadas y lo fundamental que es el plan de alto rendimiento para que su participación sea impecable.

“Nuestros guerreros ya no tocan puertas para pedir ayuda, ya no dejan de comer para poder viajar a competir, ya no entrenan y trabajan al mismo tiempo. Ahora son tratados como profesionales”, expresa

Juan Fernando
El entrenador

“Cada vez que uno de ellos va a un entrenamiento tiene que ir enfocado y decidido
a ser el mejor. Hoy tiene que ser mejor que ayer y mañana tiene que ser mejor que hoy”

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.50.04 p.m.Después de casi una década de vida competitiva, Juan Fernando se dedicó a compartir lo que sabía. No dejó los entrenamientos ni torneos, de hecho, pasó a competir también en Triatlón.

“Yo tenía 18 años, y mi hermano Xavier 16 y medio, cuando se nos ocurrió empezar a dar clases de natación. En ese momento, ya teníamos casi 10 años de vida competitiva. Arrancamos en la piscina olímpica, incluso pagando la entrada individual de cada chico. Ahora, ya tenemos ocho años en el complejo propio”.

Juan Fernando viajó a Río de Janeiro como entrenador de la selección nacional de natación. Sostiene que para el equipo ecuatoriano, los JJ. OO. de Río de Janeiro son distintos que los anteriores en Londres 2012. En aquella ocasión, consideraban que clasificar y participar era el logro máximo. Esta vez, van por más; esperan superar sus marcas sustanciales y colocarse entre los lugares de honor.

Tiene 37 años, la mayor parte dedicada al deporte. No se toma su trabajo a la ligera, pues entiende el gran esfuerzo que hacen y el riesgo que corren sus pupilos.

“La vida deportiva de un atleta es la mejor parte de la vida productiva de una persona normal. Mientras cualquier persona está pensando en su trabajo, desde los 22 hasta los 35 años, ellos están dando todo, tanto física como mentalmente. Es una situación complicada, no tienen ningún seguro de vida porque corren grandes riesgos físicos. Yo diría que es un trabajo extenuante”.

Explica que el carácter también marca el camino de un deportista. Incluso, sostiene que hay diferentes biotipos de personalidad que se adaptan a los distintos deportes.

“Los atletas de élite tienen ciertos valores: disciplina, decisión y ganas de salir adelante. Siempre he juntado esas tres características y les he inculcado a mis deportistas que tengan eso en la mente; porque cada vez que uno de ellos va a un entrenamiento tiene que ir enfocado y decidido a ser el mejor. Hoy tiene que ser mejor que ayer y mañana tiene que ser mejor que hoy”, expresa el coach.

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.51.57 p.m.

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.54.57 p.m.

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.55.20 p.m.

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.55.36 p.m.

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.55.55 p.m.

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.56.26 p.m.

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.56.42 p.m.

Captura de pantalla 2016-08-09 a las 4.56.56 p.m.