Alianza PAIS quiere depurar y reestructurar la organización

Los exasambleístas constituyentes de Montecristi, quienes redactaron y aprobaron la nueva Constitución de Ecuador, entregaron el miércoles al presidente Lenín Moreno un manifiesto en el que expresaron su respaldo a la consulta popular “como un mecanismo de participación ciudadana directa”.

El denominado Frente de Asambleístas de la Constituyente de Montecristi aseguró en el manifiesto que su misión es defender la Constitución aprobada en 2008 con el concurso de todos los sectores del país en el marco del mayor espacio político de diálogo.

Este apoyo a la consulta popular se fundamenta en lo dispuesto por la Constitución, que el pueblo ecuatoriano es el mandante. “La soberanía radica en el pueblo como máxima autoridad y expresión popular”, señala el manifiesto leído por el exasambleísta Gorki Aguirre.

A nombre del Frente, la exasambleísta constituyente y actual legisladora por el movimiento Alianza PAIS, María José Carrión, afirmó que defenderán los principios constitucionales que inspiraron, desde su aprobación, la masiva transformación de la patria.

“Venimos a respaldar a la consulta popular como un mecanismo de participación directa (….) estos asambleístas constituyentes somos una fuerza, cuente con este equipo para el análisis de las preguntas, para el apoyo, la discusión y el debate”, indicó Carrión.

El jefe de Estado ratificó que su gobierno acudirá al mandante para garantizar que el espíritu de la Constitución de Montecristi sea la que rija durante los próximos 300 años porque, dijo, ha sido un referente del cambio en el país y que fue ejemplo para otros países.

Reiteró que es vital que sea el pueblo el que decida sobre la posibilidad o no de la reelección. Sobre el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social dijo que se pondrán “condiciones exigentísimas” para poder nominar a los miembros transitorios y definitivos. Y que el Consejo será electo por voto popular para que, con el respaldo del pueblo, cumpla con su función de elegir y controlar a todas las funciones del Estado.

En torno a los casos de corrupción en los que están implicados funcionarios del gobierno anterior o militantes del movimiento oficial, el jefe de Estado dijo que la mejor lucha contra la corrupción es dejar que los organismos de control hagan su tarea de manera eficiente.

El mandatario ecuatoriano aprovechó para anunciar que empezará a comunicar las obras en marcha como las “miles de casas” que se prevé entregar en los próximos dos o tres meses.  “Siempre pensé que es mejor hacerlo que comunicarlo, pero los asesores políticos me dijeron que no, así que vamos a empezar a comunicar”, sostuvo.

Aseguró que durante su gestión se ha “rescatado en casi 200 puntos la credibilidad y el riesgo país” y que ahora “cualquiera nos quiere dar un préstamos pero no embargando nuestro petróleo”. 

Depuración en Alianza PAIS

En esa reunión hablaron todos los legisladores que pidieron la palabra. No hubo presentaciones de power point ni gráficos, “como se usaba en la era del expresidente Rafael Correa”, dijeron los asistentes.

Pero quizá el tema más importante fue la división del bloque y la destitución de Lenín Moreno de la presidencia de Alianza PAIS.
Los morenistas fueron claros: desconocen a Ricardo Patiño, exconsejero presidencial, como titular del movimiento. También pidieron que la Comisión de Ética, presidida por Mary Verduga, expulse a todos los asambleístas y militantes del grupo correísta que sacó a Moreno.
La comisión abrió un expediente contra Gabriela Rivadeneira, secretaria ejecutiva, y Patiño. Además, quiere depurar y reestructurar la organización, así como renovar las direcciones que tienen tres años en funciones prorrogadas.

untitled

Fuente: Agencia Andes